ESTA NO ES MI CARA (NI LA DE TRAVOLTA)

Las caracterizaciones a las que el Tío Nic se somete para cada una de sus películas siempre son un tema comentado, especialmente en lo que a estilismos capilares se refiere. Pero en las cinco películas que enlistamos a continuación, la cosa llega a límites tan insospechados como, en algunos casos, desconocidos para el gran público. Si creías que trasplantarse el rostro de Travolta ya era algo loquísimo, lo que vas a ver a continuación te va a sacudir el entendimiento:

El riesgo del vértigo (Deadfall, Christopher Coppola, 1993)

Si Nicolas ya exploró los límites del afecto entre tío y sobrino en Peggy Sue se casó (Peggy Sue Got Married, Francis Ford Coppola, 1986); esta vez se pone a las órdenes de su hermano para demostrarnos lo que es el verdadero amor fraternal: tú me me haces lucir nariz postiza y peluca y yo te ofrezco una interpretación lo más desmesurada posible. Ojo al vídeo, que contiene spoilers:


G-Force: Licencia para espiar (G-Force, Hoyt Yeatman, 2009)

Cage a prestado su voz en varias películas de animación, pero esta bizarrada producida por Bruckheimer (sí, ese Bruckheimer) sobre cobayas espías está en una liga aparte. Nic fuerza su voz hacía los límites de lo estridente, como ya hiciese en la citada Peggy Sue se casó, para poner voz a un topo científico.

fuente: http://www.reelz.com/trailer-clips/41632/g-force-interview-with-nicolas-cage/


Ghost Rider: Espíritu de Venganza (El motorista fantasma 2) (Ghost Rider: Spirit of Vengeance (Ghost Rider 2), Mark Neveldine, Brian Taylor, 2012)

¿Porque escoger la secuela y original? La razón es bien sencilla: si en la primera parte el motorista en su forma de calavera era una figura enteramente animada por ordenador; en esta segunda parte, dicha animación se efectuó mediante captura de movimiento. Por supuesto, los movimientos fueron capturados del mismísimo Nic. Aquí podéis verlo, cual  Andy Serkis exaltado:  BtUp8IDIYAAe1QD


Sonny (Nicolas Cage, 2002)

El debut, y hasta la fecha, única incursión de Nicolas Cage tras las cámaras. Se reservó un pequeño papel a sí mismo, para el que no dudó en lucir de esta guisa:

Nicolas Cage - Sonny


Never on Tuesday (Adam Rifkin, 1989)

 

Una película ochentera casi inencontrable, repleta de ilustres cameos, todos ellos sin acreditar, de jóvenes estrellas de la época. Entre estas fugaces  y “anónimas” apariciones destacan las de Charlie Sheen, Emilio Estévez, Judd Nelson, Cary Elwes y por supuesto, Nicolas Cage. Para deleite de los fans, la chanante escena puede verse en YouTube:

La NicCagepedia.

Anuncios