«MANDY», NUEVO PROYECTO PARA NICOLAS CAGE

Es innegable que Nicolas Cage tiene un culo inquieto como pocos: si hace menos de un mes se anunciaba que había firmado para protagonizar dos películas que se rodarán en Puerto Rico, hoy nos enteramos gracias a la gente de Deadline que el bueno de Cage ya tiene otro proyecto más en marcha. Y sí, cada nueva película en el horizonte es motivo de máximo regocijo, pero Nic, apenas nos da la vida para llevar esta página al día ¡a este ritmo no es de extrañar que no puedas ni plantearte hacer un cameo en Master of None!

Mandy es el título del proyecto y será la segunda película que dirija con Panos Cosmatos, hijo de George Pan Cosmatos, director de títulos como Rambo: Acorralado Parte II o Cobra, el brazo fuerte de la ley.

Con la acción situada en 1983, Cage interpretará a Red Miller, un hombre torturado que anda tras la secta que asesinó al amor de su vida.

Y si el argumento de por sí parece un buen augurio, no menos esperanzador es ver quién anda manejando el tema de la sucia pasta, entre los que se encuentran Elijah Wood (con quién Cage coincidió en la estupenda Policías corruptos) y XYZ Films, responsables de cosas tan interesantes como las dos partes de Redada asesina y varios proyectos  para Netflix como ARQ, iBoy o la maravillosa Ya no me siento a gusto en este mundo.

¿Cabe la posibilidad de que este sea el primer títulos de Nicolas Cage para la popular plataforma de vídeo bajo demanda?

Nicolas Cage

Como no tenemos imagen para ilustrar la noticia, pues un retrato del genial Josep Martín theprometeus, que siempre está bien.

La NicCagepedia

Anuncios

BESOS DE VAMPIRO

(Vampire’s Kiss, 1989, Robert Bierman)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

Besos de vamprio

SINOPSIS:

Tras un encuentro con una sexy «muerde-cuellos» (Jennifer Beals), el agente literario Peter Loew (Cage) cree estar convirtiéndose en vampiro.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Pese a que en conjunto no se trata de un filme especialmente brillante, tampoco adolece de una falta total de aciertos. La premisa de la que parte es bastante interesante: un típico yupi de los ochenta (Cage) cree estar convirtiéndose en vampiro tras haber sido mordido por una sexy chupasangres (Jennifer Beals; sí, la de Flashdance). Un desarrollo que, si bien no se explota de una forma del todo satisfactoria, si que se permite jugar hasta cierto punto con el espectador, al cual hace dudar si se trata de un verdadero proceso de vampirización o solo de la imaginación del personaje. O al menos está es la intención durante una parte de la cinta. Por otro lado, el punto realmente fuerte de esta película es, qué duda cabe, la interpretación de Nic. Un Cage desatado, que alcanza la cumbre de sus propios manierismos y sienta las bases de lo que se convertirá en uno de sus estilos personales, el Western kabuki. Su papel aquí, por cierto, le supuso ganar el premio (ex-aequo con Michael Gambon) al mejor actor en el festival de Sitges de 1989. Y justo ahí, acabaron los 80.

JOE

(Joe, 2013, David Gordon Green)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

joe

SINOPSIS:

Nicolas Cage da vida a Joe Ransom, un expresidiario que trata de rehacer su vida trabajando en una pequeña empresa maderera en un pueblo de Texas. Su vida cambia cuando conoce a Gary, interpretado por el joven actor Tye Sheridan, un chico de 15 años que necesita trabajar para mantener a su familia, aunque en realidad su deseo es huir de un padre alcohólico y de la vida que lleva. Joe ve en él la oportunidad de redimirse de sus pecados y de ser útil para alguien en este mundo. Es una historia en la que los dos personajes crean una alianza peculiar y trazan un plan que podría significar un cambio definitivo en la vida de ambos.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Tenso, crudo, y desolador; Joe es un drama sureño que te agarra por el estómago y te lo retuerce; un visionado no apto para todos los gustos; en el que destacan por encima de todo las interpretaciones. Empezando por el joven Tye Sheridan, siguiendo por Gary Poulter (cuya historia real hace aún más cruda la película) y como no, Nic, que se come la pantalla. Eso sí, nos gustaría destacar dos cosas: La primera es lo genial que resulta el pasaje en el que Joe Ramson (Cage) trata de enseñar al joven Gary (Sheridan) como poner cara de «tío guay» y literalmente describe su conocida expresión de alegre/preocupado. Y lo segundo que queremos dejar claro es que, por mucho que se diga, esta película no es ningún tipo de redención; es el Cage de siempre, lo único que en un producto con intenciones diametralmente opuestas a los que suele protagonizar.