WICKER MAN

(The Wicker Man, 2006, Neil LaBute)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

wicker-man

SINOPSIS:

El agente de policía Edward Malus recibe una carta desesperada de una antigua novia en la que le pide ayuda para encontrar a su hija desaparecida. Edward viajará hasta una pequeña isla en el Pacífico Norte llamada Summerisle para localizar a la pequeña. Allí se verá inmerso en una tela de araña de ritos primitivos y mortales tradiciones, y cada paso que dé hacia la niña desaparecida le acercará más hacia lo inexplicable y lo sobrenatural.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Lanzarse a defender esta remozada The Wicker Man es meter el hocico en un panal de abejas, por usar una metáfora pertinente. De todas las películas que Nicolas Cage ha protagonizado en lo que va de siglo, quizá sea esta una de las más conocidas y a la vez más atacadas, condiciones que con toda probabilidad se alimentan la una a la otra: a mayor fama, mayor vapuleo y viceversa. Curiosamente, una de las escenas más populares y por ello vilipendiadas, como es la de la tortura con abejas, ni siquiera forma parte del montaje de la película si no que es una de las escenas eliminadas que incluyen como material extra las ediciones para formato doméstico. Sin embargo, bajo esa corteza de ironía internaútica y ese estigma de «placer culpable» (aborrecible etiqueta donde las haya), late la duda de si realmente el filme merece una consideración tan nefasta. A este respecto, cabría examinar la forma en primer lugar. La factura técnica, sin ser espléndida, como mínimo resulta solvente, con una fotografía de estridencia ocre, muy a tono con ese concepto de ruralismo amenazador; el diseño de producción es más que competente y la impecable ambientación musical corre a cargo de Angelo Badalamenti, colaborador habitual de David Lynch. En cuanto al fondo, es evidente que la historia que se nos cuenta no es nueva, pues para eso se trata de la reimaginación de una película anterior que a su vez está inspirada en una novela*. También es razonable señalar que se le podría pedir más a como maneja el guión el material del que dispone, pues la trama avanza en ocasiones de forma errática y la tentativa de atar cabos de la historia que en la anterior versión quedaban más sueltos no siempre se antoja acertada. Sin embargo, quienes la tachan de ridícula y de suponer una ofensa a la original, tal vez han entendido poco, pues es justo en esas aproximaciones al dislate cuando mejor funciona esta película como heredera espiritual de la primera. Parece obviarse, por malicia o ignorancia, que la magnífica versión de 1973, a pesar de ser una cinta de terror (si es que realmente lo es), derrocha colorismo, delirio y tiene hechuras casi de película musical. Sirva como ejemplo que la también vilipendiada secuencia del rescate de la niña es prácticamente calcada a la de la original, si bien cambia el disfraz que se enfunda el protagonista: en la del 73 era Polichinela y en 2006 un oso. Puestos de relieve estos matices, se puede aducir que donde esta nueva versión mete la pata es en su decisión de abandonar el tono socarrón de la original, revistiendo la trama de una solemnidad que juega en su contra y condenando la película a tierra de nadie. El propio Cage ha declarado que tanto él como el director sintonizaban con el tono paródico del material, no así los productores, que incluso impidieron que Nic luciese un frondoso bigote, tal como él planeaba hacer para enfatizar el carácter cómico de su personaje. Y es que a la hora de la verdad, la película tiene más de oportunidad perdida que de otra cosa. Pero aún cuenta con un visionado interesante, especialmente para quién no le haya dado una oportunidad y cuente con la predisposición de verla libre de prejuicios.


*Ritual, de David Pinner, publicada por primera vez en 1967.

OBJETIVO: BIN LADEN

(Army of One, 2016, Larry Charles)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

army-of-one

SINOPSIS:

Army of One es la historia, real en su mayor parte, de Gary Faulkner, un exconvicto*, trabajador de la construcción en paro y moderno Don Quijote a quien Dios se le aparece y le asigna la tarea de capturar a Osama Bin Laden. Armado únicamente con una espada de la teletienda, Gary viaja a Pakistán para cumplir su misión. A lo largo de su cruzada, Gary se reencontrará con antiguas amistades en su Colorado natal, hará nuevos amigos en Pakistán y enemigos en la CIA (e incluso se verá las caras con los mismos Dios y Osama).


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Da un poco de vértigo tener que hablar de Army of One, dado todo lo que abarca esta película. Para empezar, resulta complicado clasificar la cinta, pues cuesta distinguir si nos encontramos ante una comedia o ante un drama. Lo que está claro es que se aleja del patrón de los anteriores trabajos del director Larry Charles, aunque así nos la han intentado vender en una estrategia de promoción que se antoja equivocada, pues habrá generado confusión y decepción entre aquellos que esperasen la nueva Borat. Army of One se mueve entre la película biográfica, el slapstick, el drama social, la comedia negra, la crítica política e incluso se llega a filosofar sobre la humanidad y la religión (como tanto gusta a esa élite intelectual cinéfila). Y por si esto fuera poco, Cage aporta una de sus megaactuaciones más increíbles de los últimos años, con un personaje a la vez cómico y tierno, que además incluye un guiño metacinematográficos fabuloso (solo diré: Cameron Poe). Vedla, vedla muy fuerte, y maravillaos con una de las películas que de manera injusta no aparecerá en las listas de lo mejor de 2016.


*Lo de «ex-convicto» está extraído tal cual de la sinopsis oficial, aunque no recuerdo que en la película se haga referencia a esta condición.

PEGGY SUE SE CASÓ

(Peggy Sue Got Married, 1986 Francis Ford Coppola)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

SINOPSIS:

Durante la fiesta del 25 aniversario de su promoción, Peggy Sue (Kathleen Turner), una mujer de mediana edad en plena crisis matrimonial, sufre un desmayo que la transporta de nuevo a sus años de instituto.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Nicolas se pone a las órdenes de su tío Francis por tercera y última vez en esta comedia romántica con elementos fantásticos. Sobre la trama en sí no hay demasiado que decir: un relato ligero y colorista que sirve como vehículo para el lucimiento de su estrella principal, Kathleen Turner, a quien con sus treinta y dos años nos intentan hacer pasar por adolescente (con resultado casi satisfactorio). El filme esboza cierta mirada crítica hacia los valores de la familia americana tradicional, aunque este matiz acaba sepultado bajo la historia romántica y el tono nostálgico y desenfadado de la obra. Pero lo realmente interesante de Peggy Sue se casó es la historia que rodea al rodaje, de la que Cage es el elemento central. Presa de sus veintidós años, Nic decidió dar rienda suelta a sus arrebatos interpretativos, con el fin hacer algo nunca visto en el mundo de la interpretación. Concibiendo a su personaje cual retrato cubista, lleva su actuación hacia el extremo: su personaje habla durante todo el metraje con una voz aguda, inspirada en los personajes de plastilina de El Show de Gumby. Esto generó innumerables tensiones; por un lado con su permisivo tío, que tuvo que lidiar con productores asustados por la extravagancia de Cage, y salió escaldado de la experiencia, no volviendo a trabajar con su sobrino nunca más. Pero fue con la propia Turner con quien estas tiranteces resultaron insalvables: la actriz acabó harta de su coprotagonista y del rodaje en sí, dedicandoles unas palabras nada halagadoras en su biografía.

RED ROCK WEST

(1993, John Dahl)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

SINOPSIS:

Tras un largo viaje en coche, Michael (Cage), un tejano desempleado, se dirige a una taberna en el pequeño pueblo de Red Rock, e inmediatamente le ofrecen un trabajo. Sólo hay un problema: el trabajo es asesinar a la mujer del dueño. Justo cuando Michael decide coger el dinero y salir corriendo, el verdadero asesino llega, listo para cumplir con su trabajo.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Esta pequeña producción, apenas conocida para el gran público, supone una de esas joyas ocultas en la extensa filmografía cageana. Un modesto ejercicio de suspense que, pese a su irregular ritmo, atrapa al espectador gracias a la construcción de una asfixiante atmósfera salpicada de humor negro; y en el que Cage brinda una actuación bastante contenida, no exenta de alguno de esos destellos del paroxismo que tanto no hace disfrutar. Como dato llamativo, los productores consideraron en un principio que la película era inestrenable en salas, así que vendieron los derechos de exhibición a la conocida cadena televisiva HBO, por lo que en Estados Unidos se estrenó directamente en la pequeña pantalla. Sin embargo, la cadena distribuyó la película en cines fuera del país, convirtiéndose un éxito de crítica en Europa y cosechando notorios reconocimientos en festivales independientes. Esto hizo que unos años después de su emisión televisiva, el filme acabase proyectándose en salas estadounidenses. Otra curiosidad es que existe cierta polémica por los puntos en común que la película comparte con Giro al infierno (U Turn, 1997, Oliver Stone), si bien esta última esta basada en la novela Stray Dogs del escritor John Ridley, escrita en 1997 (4 años después del estreno de Red Rock West).

CON AIR (CONVICTOS EN EL AIRE)

(Con Air, 1997, Simon West)

Ficha en FilmAffinity

Ficha en IMDb

Con AIr

SINOPSIS:

Nicolas Cage protagoniza esta cinta interpretando a Cameron Poe, un convicto al que conceden la libertad condicional, que deberá hacer frente a todo tipo de adversidades cuando el avión de transporte de presidiarios en el que viaja es tomado por algunos de los más peligrosos criminales del país.


LA NICCAGEPEDIA DICE:

Estamos ante, probablemente, la película cageana por antonomasia. Encabezando un reparto de lujo para una producción de este tipo, Nicolas Cage alcanza en este filme el culmen de su propia identidad cinematográfica, marca el listón por el que será medida su figura fílmica a partir de ahora. Pero Con Air no supone solo el nirvana cageano; es probablemente una de las mejores cintas de acción de los 90, precisamente por el hecho de no pretender serlo. Es descerebrada, iconoclasta, incoherente, frenética y  absurdamente divertida: el espíritu de la última década del siglo pasado.